«Estamos hartos de escribir mierda»