GNU Emacs: Pestañas realmente útiles (cambiando con M-num)

emacs

Hace tiempo que quería afinar la configuración del modo tabbar de emacs para poder cambiar entre pestañas usando la típica combinación de teclas alt-<número> cual si fuera navegador o emulador de terminal. Como mis conocimientos de elisp son principalmente anecdóticos, traté de buscar algo parecido de lo que poder sacar factor común, pero nada… hasta ahora.

Por fin encontré algo prometedor: Aquamacs, la versión de Emacs para Mac OSX. Aunque Aquamacs también es libre, tiene dos inconvenientes: no es «standard emacs» y sobre todo, que solo funciona en OSX, y claro, es un precio demasiado bajo para que uno se plantee vender su alma Smiling


Aquamacs y sus bonitas pestañas
aquamacs

Por suerte, un buen samaritano mantiene un repositorio con una versión «portable» del modo tabbar de aquamacs en https://github.com/dholm/tabbar/blob/master/aquamacs-tabbar.el

No sin esfuerzo he conseguido sacar el mínimo código imprescindible (creo) para poder tener mi ansiado alt-<número> con el modo tabbar que (en Debian) viene con el paquete emacs-goodies-el. El resultado está en https://bitbucket.org/arco_group/emacs-pills/src/tip/config/tabbar.cfg.el y por tanto viene de serie con el maravilloso paquete emacs-pills. Se instala con apt-get si tienes el repo de babel. Mira las instrucciones en: https://bitbucket.org/arco_group/emacs-pills/overview


GNU Emacs-24 estándar con sus bonitas pestañas también Laughing out loud
emacs-tabbar

Funciona con emacs23 y emacs24.

Saludos

AdjuntoTamaño
emacs-tabbar.png45.34 KB

Comentarios

Opciones de visualización de comentarios

Seleccione la forma que prefiera para mostrar los comentarios y haga clic en «Guardar las opciones» para activar los cambios.

Encontré otra adaptación del cambio de pestañas

En la página 'http://www.emacswiki.org/emacs/EmacsPortable', refieren que EmacsPortable, utiliza una adaptación de Tabbar, la que cito textualmente, 'Tabbar mode similar in appearance to AquamacsEmacs', ya que podría serle de utilidad.

Agradeciéndole su nota en el blog,

Denis J. Navas